DEDICADO A MI NIETA, A MIS HIJAS Y A TODO AQUEL AL QUE LE GUSTE COCINAR Y LO HAGA CON AMOR.

sábado, 27 de agosto de 2016

MERMELADA DE HIGOS


La mermelada de higos es exquisita y el "fruto" está en el mercado muy poco tiempo. El higo es un «fruto» obtenido de la higuera (Ficus carica). Desde el punto de vista botánico el higo no es un fruto sino una infrutescencia (o sea un conjunto de frutos).
Algunas higueras, llamadas breveras, bíferas o reflorecientes, producen dos cosechas al año: las brevas en junio y los higos entre finales de agosto y principios de septiembre. Las brevas son higos que no han llegado a madurar en otoño, conservándose en estado latente sobre la madera durante el invierno, alcanzando su madurez en la primavera siguiente. Las brevas tienen un alto valor comercial por su tamaño y precocidad superiores a los de los higos. Las higueras que solo dan una cosecha de higos (entre agosto y los primeros fríos del otoño) se conocen con el nombre de higueras uníferas.


INGREDIENTES:

1 kg. de higos frescos
350 gr.  de azúcar blanquilla
150 gr. de azúcar moreno
1 cucharadita de jengibre y 1/2 cucharadita de canela molida (opcional ambas)
zumo de medio limón


PREPARACIÓN:

Pesar y lavar bien los higos.



Trocearlos.


Mezclar los dos tipos de azúcar con el jengibre y la canela (esta vez  solo he puesto el jengibre, así voy dando diferentes sabores)


Añadir los azúcares a los higos y remover.


Poner todo en el vaso de la thermomix y mezclar 30 segundos a velocidad 7.
A continuación programar 30 minutos, varoma, velocidad 3. 
Poner el cestillo en el lugar del cubilete para que no salpique.


Mientras se hace la mermelada tendremos que esterilizar los botes para envasarla. 
Para evitar que se rompan al hervir ponemos una gasa o paño de algodón en el fondo de la olla y entre los botes colocamos las tapas.
Cerramos la olla y la tenemos hirviendo 10 minutos.


Sacamos los botes con una pinza de cocina y los colocamos en un paño limpio para que se sequen.


Cuando la mermelada está lista, con 30 minutos suele quedar con la textura adecuada, llenamos los botes hasta arriba y ponemos las tapas.
Colocamos los botes boca abajo hasta que se enfríen del todo. 


Una vez fríos ya habrán hecho el vacío y se podrán guardar para ser utilizados cuando la necesitemos.
Ponemos la etiqueta en la que marcamos el tipo de mermelada y la fecha de envasado.

PREPARACIÓN SIN THERMOMIX:

Seguimos los pasos hasta el momento de poner la mezcla de higos con el azúcar en el vaso.
En el mismo cuenco en el que tenemos los higos con los azúcares los trituramos con la batidora.
Los ponemos en una cazuela de acero inoxidable y llevamos a ebullición. Debemos bajar en fuego porque salpica mucho y podemos quemarnos y tenemos que remover a menudo.
A los 30 minutos observamos si la textura es la que deseamos, hay que tener en cuenta que al enfriar espesa más.
Es aconsejable hacer la mermelada en dos tiempos, es decir, a mitad de la cocción apagamos el fuego y dejamos enfriar hasta el día siguiente que volvemos a ponerla al fuego para terminar la cocción. 
Y ya podemos envasarla.



martes, 28 de junio de 2016

FIDEOS CON CABALLA


Esta receta es totalmente isleña, de nuestra cocina popular y tradicional que se ha recuperado como uno de los platos saludables de nuestra gastronomía. Elaborado con ingredientes de la zona.


INGREDIENTES: (4 personas)

2 caballas
1/2 kilo de tomates maduros
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
1 pimiento verde
1/2 vaso de aceite de oliva virgen
300 gr. de fideos grosor mediano (se puede poner más grueso o más fino según el gusto)
1 cucharadita de sal
1 pastilla de caldo de pescado (opcional)
2 hojas de laurel


Ponemos 1 litro de agua a hervir con las dos hojas de laurel y las caballas limpias.


Cocer las caballas durante unos minutos.


Picar la cebolla, el pimiento, los ajos y el tomate.


Reservar las caballas cocidas.


El agua de cocer las caballas se reserva.


Colamos el agua por si queda alguna espina.


Ponemos al fuego una sartén con el aceite.


Cuando esté caliente se añade la cebolla, pimiento y ojos picados.


Bajar a fuego medio y remover para que se haga el sofrito.


Cuando se ve la cebolla pochada se agrega el tomate. 


Dejar que se haga el sofrito removiendo de vez en cuando.


Cuando se ve que el aceite se separa ya tenemos el sofrito en su punto.


Mientras se hacía el sofrito hemos limpiado las caballas de espinas y troceado.


Pasamos el sofrito por el pasapurés o trituramos con la batidora.


Añadimos el agua reservada de haber cocido las caballas. Y llevamos a ebullición. En este momento añadimos la sal y la pastilla de caldo si vamos a utilizarla.


Preparamos los fideos para añadir cuando empiece a hervir.


Tenemos cociendo hasta que los fideos estén tiernos, removiendo para evitar que se agarren al fondo y se mantengan sueltos.


Cuando apartamos del fuego se añaden las caballas que ya tenemos desmenuzadas.


¡Buen provecho! 




domingo, 8 de mayo de 2016

BIZCOCHO DE ZANAHORIA Y AVELLANAS



Existen miles de recetas de bizcochos y tartas de zanahorias. Esta receta la he hecho cogiendo ideas de unas y otras y haciendo una como he creído que me va a gustar más. 
El aroma es exquisito.


Lo primero que hemos de hacer es poner a precalentar el horno a 180º y preparar el molde donde vamos a hacer el bizcocho. Me gusta forrar el molde con papel de aluminio antes de engrasarlo porque facilita mucho sacar el bizcocho una vez horneado.

INGREDIENTES:


3 huevos
250 gr. de zanahorias
150 gr. de aceite de girasol
200 gr. de harina de repostería
1 sobre de levadura
75 gr. de azúcar moreno
1 cucharadita de canela molida
1         "           "  jengibre en polvo
1 pizca de sal
60 gr. de avellanas
60 gr. de pasas hidratadas en agua tibia.
Mantequilla para engrasar el molde

PREPARACIÓN:


Ponemos en el vaso de la máquina las zanahorias peladas, lavadas y troceadas. Picamos durante 5 segundos a velocidad 4. Bajamos los restos de las paredes del vaso y volvemos a triturar 5 segundos a velocidad 5.


Reservamos.


Ponemos en el vaso los huevos, el azúcar y la pizca de sal. Mezclamos durante 2 minutos a temperatura 37º velocidad 5. 
Añadir el aceite y mezclar 12 segundos a velocidad 4.


Añadimos la harina con la levadura tamizándola con un colador sobre el vaso.


Añadimos la zanahoria reservada, la canela y el jengibre. Mezclar 20 segundos a velocidad 4.


En el mortero trituramos las avellanas dejándola a trocitos pequeños. Esta operación la podemos hacer en el vaso después de haber triturado y reservado las zanahorias. Reservando las avellanas aparte. Hay que tener cuidado cuando se trituran las avellanas en el vaso de no pasarse y hacer una papilla aceitosa.


Por último ponemos en el vaso las pasas que habremos hidratado en agua tibia y las avellanas. Mezclamos con la pala y vertemos en el molde.


Meter al horno a 180º,  con la bandeja a media altura,  durante 45 minutos. 


Comprobamos que está cocido pinchando con una varita de metal que debe salir sin restos.


Dejamos enfriar sobre una rejilla y cuando esté frío se decora con azúcar glass.

Otra opción es decorarlo con una crema de queso cremoso batido con azúcar y salpicado con trocitos de avellanas.